Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto

Aprobado el nuevo reglamento de seguridad para instalaciones frigoríficas

Para Marceliano Herrero, funcionario del cuerpo de Ingenieros Técnicos Industriales y experto en Seguridad Industrial, la normativa es una gran oportunidad para que las empresas instaladoras de climatización también lo sean de baja tensión. El nuevo Reglamento aún tiene que ser publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El Real Decreto con el Reglamento de Seguridad de Instalaciones Frigoríficas, así como sus 21 instrucciones técnicas complementarias, han sido aprobadas por el Consejo de Ministros. El reglamento establece las condiciones que deben cumplir las instalaciones frigoríficas para garantizar la seguridad de las personas y los bienes, así como la protección del medioambiente.

La nueva clasificación A2L

Esta nueva clasificación, muy demandada por todo el sector, permite utilizar en aparatos de aire acondicionado, refrigerantes de bajo potencial de calentamiento atmosférico y de ligera inflamabilidad -como son el R-32 y varios HFO - para los que se eliminan requisitos administrativos como puede ser proyecto, dirección de obra y seguro de responsabilidad civil del titular y permitiendo que estas instalaciones de menor potencia puedan ser realizadas por empresas instaladoras no tan específicas como anteriormente.

Esta especificación ya quedaba recogida en la disposición transitoria segunda del Real Decreto-ley 20/2018, de 7 de diciembre, de medidas urgentes para el impulso de la competitividad económica en el sector de la industria y el comercio en España, que entró en vigor el pasado 8 de diciembre de 2018. Sin embargo, quedaba pendiente su aplicación definitiva en el nuevo Reglamento de Seguridad de Instalaciones Frigoríficas.

Hasta ahora únicamente los frigoristas nivel 2 podían instalar los equipos con R-32 y otros refrigerantes similares, al tener éstos una clasificación L2. Los instaladores con carné RITE y frigoristas nivel 1 que habitualmente trabajan en el mercado doméstico quedaban excluidos de la posibilidad de instalar equipos con dichos refrigerantes. De esta manera, se adapta la reglamentación existente a los avances tecnológicos, incorporando la evolución de la técnica y la experiencia que se ha ido acumulando en los últimos años.

¿Una oportunidad de negocio?

Marceliano Herrero, funcionario del cuerpo de Ingenieros Técnicos Industriales y experto en Seguridad Industrial, conoce en detalle la normativa y opina que ésta es una gran oportunidad para que las empresas instaladoras de climatización también lo sean de baja tensión: "El nuevo escenerio que se abre en este momento es el de la aerotermia con el autoconsumo para ganar en rentabilidad". 

Herrero apunta a que la nueva normativa, en el marco de la búsqueda del predominio de las energías renovables, convertirá en gran protagonista a la bomba de calor, ya que "ésta, a diferencia de los combustibles fósiles, ya está considerada por la UE como energía renovable".

IMG 6308

Marceliano Herrero, ofreciendo una ponencia sobre el futuro inmediato de la climatización en el Congreso de Conaif 2019

Para el experto en este campo, el agua caliente con bombas de calor y la aerotermia serán una combinación idónea para el nuevo escenario que se abre en el mundo de la climatización, en total connivencia con los objetivos medioambientales planteados desde la comunidad europeo para los próximos años.

Más datos sobre el nuevo Real Decreto

El reglamento de seguridad consta de unas disposiciones generales relativas a su objeto, su ámbito de aplicación, definición de refrigerantes y fluidos secundarios, clasificación de los sistemas de refrigeración y clasificación de seguridad según su emplazamiento y su riesgo. También, dedica el reglamento un capítulo a los profesionales habilitados y empresas frigoristas, y otro a los títulos y requisitos de las instalaciones frigoríficas.

Dada la complejidad técnica del Reglamento y sus Instrucciones Técnicas Complementarias, y para solventar las cuestiones que surjan durante su aplicación, el Ministerio de Industria elaborará y mantendrá actualizada una guía técnica de carácter no vinculante para la aplicación práctica de esta reglamentación.

Con este nuevo reglamento el Ministerio de Industria estima que los ciudadanos se ahorrarán unos 800 millones al año, debido al gran número de instalaciones de aire acondicionado y refrigeración de baja toxicidad y baja inflamabilidad que se realizan anualmente.

Recordemos que el nuevo Reglamento aún tiene que ser publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Escribir un comentario

Enlaces patrocinados