Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. Asofrío presenta el primer sello de calidad para la empresa instaladora

Asofrío presenta el primer sello de calidad para la empresa instaladora

La Asociación anuncia que esta certificación, otorgada por AENOR, permitirá a estas pymes diferenciarse en un mercado caracterizado por una gran competencia, la irrupción de grandes multinacionales; y un proceso de transformación de las propias instalaciones de refrigeración, climatización y calefacción. Por otro lado, reclama a las instituciones públicas "entidad propia" para la figura del instalador.

Asofrío ha puesto en marcha la primera certificación de calidad de una empresa instaladora. Así lo ha anunciado la entidad, en su primer acto dirigido a la prensa especializada: "Este sello, avalado por AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación), certificará la diferenciación de empresas que cumplen con todas las exigencias normativas, buscan la eficiencia en el ámbito energético, en la gestión de sus organizaciones y una política de RSC; así como la mejora en la calidad del servicio a sus clientes".

La iniciativa, que será presentada en público durante la primera jornada del Congreso de Tecnofrío'19, prevé conocer a las primeras pymes instaladoras certificadas el próximo mes. "Muchas de nuestros socios ya están siendo auditados para conseguir su propio sello de calidad en las próximas semanas", ha avanzado Laura Mora, directora general de Asofrío.

Esta línea de actuación es solo una de las que integran el plan estratégico que Asofrio tiene previsto para este año; y donde la búsqueda del valor añadido para el cliente final será una oportunidad de negocio para los instaladores.

Una "entidad propia" para el instalador

"Queremos dar un paso más a la puesta en valor del trabajo del instalador en el sector de la refrigeración. Por ello, reclamamos una entidad propia especialmente en la praxis normativa; y darle nombre y apellidos", ha exigido su presidenta Susana Rodríguez.

Algo que se traduce en una Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) propia y un convencio colectivo específico para los trabajadores de este sector: "Que el sector adquiera identidad como sector industrial especifico y reconocido, facilitará que las empresas que lo conforman puedan seguir creciendo. Esta falta de identidad hace que, por ejemplo, no exista un convenio concreto que se ajuste a la actividad realizada por las empresas instaladoras de refrigeración y climatización, lo que dificulta, de manera importante, su gestión", señalan desde la Asociación.

Por su parte, el CNAE existente en la actualidad engloba, junto a las empresas del sector de la refrigeración y climatización, a otras como las de fontanería.  "Nosotros no somos fontaneros, ni electricistas. Esta carencia impide valorar, de manera adecuada y a nivel de la Administración, el impacto de estas empresas instaladoras de refrigeración y calefacción en la economía española", ha argumentado Rodríguez.

formacion asofrio

Instantánea de una de las formaciones realizadas este año por Asofrio con instaladores

Asimismo, en esta personalidad propia que se debe proyectar del instalador, también exigen recuperar su papel como prescriptor: "Este asesora al cliente y tiene la cualificación necesaria para ofrecerle alternativas que se ajusten a las expectativas del cliente. Su papel es fundamental para evitar consecuencias macro a nivel social como las que traería consigo que una cámara frigorífica de una supermercado se estropee y no se repare o se haga de manera incorrecta", han subrayado.

Apuesta por la igualdad

Asofrío también ha reclamado la paridad de género en las empresas de refrigeración, climatización y calefacción:"Deben incluirse políticas de igualdad. Está claro que el equilibrio entre géneros, en cualquier empresa y a todos los niveles produce resultados positivos, pero aún queda mucho camino por recorrer".

"El primer reto sigue siendo lograr la conciliación entre vida personal y laboral, principal obstáculo que siguen encontrando las mujeres, sobre todo en puestos de responsabilidad, a las que se pide total disponibilidad horaria y geográfica", añadían desde la dirección de Asofrío.

Cabe destacar que Asofrío es un ejemplo de esta tendencia ya que se han incorporado varias mujeres como gerentes o en puestos de dirección en los últimos años, hasta hablar actualmente de un 90 % de representación femenina en la empresa.

Compromiso ambiental y ¿el impuesto sobre los gases fluorados?

Durante el acto organizado por Asofrío, tanto su presidenta como su directora general han resaltado el importante papel del instalador en este compromiso ambiental, procedente de normativas europeas, ya que "éstos son el centro para detener la contaminación a la atmósfera, al ser los que reparan los problemas derivados de instalaciones que sin reparar contaminan mucho más".

Unas normativas en pro de la eficiencia energética y la disminución de la emisión de gases de efecto invernadero que han calificado de "positivas" al dinamizar mucho el sector y, por tanto, contribuir a su crecimiento como negocio. 

Sin embargo, y en materia fiscal, Asofrio ha dejado clara su visión sobre el impuesto sobre los gases fluorados en nuestro país: "Este impuesto va dirigido al consumidor final de estos gases, pero está afectado al sector de los instaladores, incrementando sus costes administrativos y financieros como consecuencia del papel que se les ha asignado con esta ley. La aplicación de esta legislación, en el día a día del instalador, se traduce en que debe recaudar de los consumidores finales y liquidar con la Agencia Tributaria dicho impuesto. Es decir, que a la vez que emite la factura de gas al cliente final, debe facturar en la misma dicho impuesto, y en ocasiones, con independencia de haberla cobrado o no, debe liquidarlo con Hacienda. Esto, está provocando en pequeñas y medianas empresas falta de liquidez".

gases refrigerantes

Cabe mencionar que Asofrio también ha pedido a las instituciones públicas más compromiso con los planes formativos que ayuden a edades tempranas a hacer más atractiva esta profesión, que requiere de más especialistas; menos intrusismo laboral y más detección de mercado negro. Todo ello en un sector que califican de "maduro y gremial", y que está en plena transformación en un escenario de alta competencia, la llegada de grandes multinacionales y la digitalización como gran reto para los próximos meses.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados