Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. El sector vive con incertidumbre y preocupación el brote del coronavirus

El sector vive con incertidumbre y preocupación el brote del coronavirus

Además de la mella que está haciendo el COVID-19 en la salud de las personas, este virus también está poniendo a prueba la de las pequeñas empresas instaladoras, que pese a su situación de solvencia, podrían tener que enfrentarse a importantes dificultades económicas, problemas de suministro o, incluso, futuros despidos.

Aunque, tras el brote del coronavirus en nuestro país, el Gobierno está acompañando a las medidas sanitarias e higiénicas otras de índole económico para aquellos sectores que más van a sentir esta crisis, lo cierto es que las pequeñas empresas que imperan en nuestro sector saben que los próximos meses no serán fáciles.

"Hay mucha preocupación por lo que pueda pasar, pero todo depende de lo que se alargue la epidemia. Si son estos quince primeros días supondrá un escenario muy diferente al que conllevaría su prolongación en el tiempo", nos avanzan desde Conaif

Tal y como nos cuenta la Confederación Nacional de Asociaciones de Instaladores y Fluidos, hasta el pasado viernes, "los instaladores no había cerrado sus pequeños locales a pie de calle (desde la declaración del estado de alarma han tenido que hacerlo). Además, los instaladores de gas, por ejemplo, hoy por hoy, siguen haciendo sus inspecciones en las viviendas. Eso sí, siguiendo las indicaciones de las autoridades sanitarias: se lavan las manos al salir de la casa y mantienen más de un metro de distancia con su interlocutor. Algunos también llevan mascarilla, aunque por las características del trabajo, esta última no es 100 % necesaria".

Una actividad de instalación, mantenimiento y reparación que continúa. Sin embargo, "el gran problema que se está produciendo ahora mismo está en las formaciones, a las que los instaladores tenían previsto asistir y que han tenido que cancelarse", añade Conaif que, pese a tener presente la alternativa online, la ven realmente complicada, ya que la parte práctica es la más importante en estos cursos. Especialmente en formaciones para instaladores de gas como los de APMR (Agente de puesta en marcha). "La alternativa sería reestruturarlos, y todo eso conllevaría mucho tiempo", vaticina la entidad.

¿Problemas de suministro?

Estos días hemos podido hablar también con CNI, quien ha puesto sobre la mesa otras grandes preocupaciones del sector: las consecuencias económicas de esta epidemia, y la posibilidad de que se quiebre la cadena de suministro

"Ahora mismo hay una gran preocupación por las consecuencias económicas que se dejarán sentir en un tiempo. A nivel profesional nos preocupa la posibilidad de que se quiebre la cadena de suministro ya que es probable que algunos fabricantes europeos compren piezas en China para la fabricación de sus equipos. En China la paralización de la actividad en muchas zonas ha sido total y eso podría repercutir en la dificultad en fletar un barco o recibir mercancías en tiempo y forma. Los containers desde China tardan de cuatro a seis semanas en llegar a Europa", reflexiona la Confederación Nacional de Instaladores y Mantenedores.

Sin embargo, sobre si es posible que haya fuertes problemas con el suministro en el sector, Amascal se muestra tajante: "Nuestros socios nos cuentan que ahora mismo entre los distribuidores no existen problemas de suministro. Los problemas puntuales que haya de abastecimiendo realmente ya vienen precedidos de un año que ha comenzado a mediados de febrero, ya que con el año chino las fábricas no han reabierto, tras el parón vacacional de diciembre, hasta mediados de febrero. Por lo que como mucho podría haber problemas puntuales con los fletes de los barcos que traen a España la mercancía de China. Pero no sería más que un desabastecimiento puntual".

"Ahora mismo la carga está llegando. Otra cosa sería que esta situación se prolongue en el tiempo o que cierren las fronteras", matiza la Asociación de distribuidores, mayoristas y almacenistas de climatización y ASCS.

¿Posibles despidos?

"Vamos a depender de lo que dure este tiempo de inactividad, ya que si pasa estos primeros quince días y hablamos de una situación de paralización, muchas empresas tendrán problemas de endeudamiento y esto repercutirá en futuros despidos. No debemos olvidar que, en situaciones como estas, el gran problema no es el producto, sino el mantenimiento de los puestos de trabajo; y muchas empresas todavía están asumiendo pérdidas de la anterior crisis económica que vivió nuestro país en 2008", argumentan desde Amascal.

A todo ello, CNI suma que "muchas empresas instaladoras tienen con frecuencia contratos con fechas que cumplir y cláusulas penalizadoras si no instalan en el tiempo estipulado los equipos. El incremento de impagados también es un tema importante. Además, esta crisis va a afectar fuertemente a sectores como el turístico o de restauración donde los instaladores trabajan con frecuencia; y no hay que descartar la posibilidad en el futuro de un incremento de la morosidad".

Eso sí, y pese a estos temores e incertidumbre, todas estas entidades han coincidido en señalar que "todavía es pronto para ver en qué medida afectará todo lo que está ocurriendo al sector de la climatización y la calefacción" y que, ésta es una situación de salud pública que los empresarios y el sector no pueden más que acatar.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados