Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. Normativa de mantenimiento y limpieza de conductos: algunas claves y soluciones

Artículo técnico

Normativa de mantenimiento y limpieza de conductos: algunas claves y soluciones

Laudelino Sánchez de León, ingeniero de instalaciones y colaborador de Ursa, detalla las diferentes soluciones y sistemas innovadores que ayudan en la tarea de mejorar la calidad del aire y la calidad ambiental interior gracias a los equipos de climatización.

En el año 2013, el RITE se modifica para introducir la “IT 3.3. Programa de Mantenimiento Preventivo” y, en particular, una tabla (apartados 38 y 39) alude a una “revisión de la red de conductos según criterio de la norma UNE 1000012” así como una “revisión de la calidad ambiental según criterios de la norma UNE 171330”. En ambos casos, con una periodicidad anual.

El cambio en la normativa sumaba esfuerzos para la mejora de la calidad del aire y la calidad ambiental en interiores, es decir, la mejora y garantía de nuestro confort y seguridad.

Además, éste introducía la obligatoriedad de aplicar una serie de requisitos en el sistema HVAC, la revisión de conductos y de la calidad ambiental, por parte de profesionales y empresas especializadas.

Buen mantenimiento para reducir costes

Para que el coste de llevar a cabo estas revisiones sea el menor posible, conviene tener elementos y componentes en el Sistema de Ventilación y Acondicionamiento del Aire (SVAA) que garanticen una adecuada calidad del aire y calidad ambiental en todo momento, así como un sistema de gestión de la misma.

Hay que considerar, también, que la gran mayoría de los edificios están ocupados, por lo que la agilidad llevando a cabo las revisiones e inspecciones es fundamental. Adicionalmente se generará un menor impacto sobre los usuarios del edificio dependiendo de su uso (salas de espera de centros sanitarios, oficinas con atención al público, hoteles, supermercados, etc.) que disponen de una mayor o menor ocupación.

Centrándonos en el SVAA, hay que verificar la necesidad de limpieza e higienización del mismo, no solo por la realización de las actividades, también para comprobar su eficacia real. Los elementos mínimos a evaluar son prácticamente todos los componentes del sistema, UTAS (Unidades de Tratamiento de Aire), redes de conductos, unidades terminales, filtros, etc.

La higienización del SVAA implica la destrucción y disminución de patógenos y reducir la colonización microbiana hasta niveles mínimos.

El artículo técnico al completo puede leerse en el número 8 de Cuadernos de Climatización y Confort, también disponible en nuestro visor web.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados