Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Sectoriales
  4. "El reglamento del impuesto de gases fluorados mermará la tesorería de las empresas instaladoras"
AEFYT ha denunciado que el nuevo impuesto de gases fluorados está suponiendo un descalabro a nivel de gestión en todo el sector.
AEFYT ha denunciado que el nuevo impuesto de gases fluorados está suponiendo un descalabro a nivel de gestión en todo el sector.

"El reglamento del impuesto de gases fluorados mermará la tesorería de las empresas instaladoras"

AEFYT ha levantado la voz contra el reglamento del impuesto de gases fluorados, que "está suponiendo un descalabro a nivel de gestión para el sector y que mermará la tesorería de las empresas instaladoras", al tener que pagar el impuesto en la adquisición.

Casi veinte días después de su aprobación, destacados actores del sector siguen levantando la voz contra el reglamento sobre el impuesto de gases fluorados. Ahora, ha sido AEFYT la asociación que ha mostrado su rechazo a esta forma de actuar del Gobierno, que está suponiendo "un descalabro a nivel de gestión para el sector". 

La asociación ha destacado que su entrada en vigor supone "una dificultad más para el sector", ya que "mermará la tesorería" de las empresas instaladoras, al tener que pagar dicho impuesto en la adquisición, lo que supone hasta el doble del coste del gas en algún caso. 

"Este reglamento, con tan poco margen de actuación para poder llevar a cabo cambios tan significativos en el día a día de nuestras empresas, solo va a acrecentar el estrés empresarial que llevamos padeciendo desde primeros de año con la subida de los costes energéticos, la crisis de las materias primas y el ratio de inflación", ha señalado la presidenta de AEFYT, Susana Rodríguez

¿Qué debo hacer como instalador? 

La aplicación del impuesto de gases fluorados grava la fabricación o importación de equipos precargados y la primera carga de refrigerantes en instalaciones nuevas. De esta manera, señalan desde AEFYT, "el impuesto deja de ser medioambiental, ya que se dejan de gravar las emisiones a la atmósfera para gravar directamente el uso de dichos gases", lo que provoca el incremento del coste de las instalaciones entre un 5 y un 10 %

Por su parte, los instaladores dejarán de ser contribuyentes, por lo que deberán pagar el impuesto en el momento de la adquisición de estos gases, ya sea para instalaciones nuevas o mantenimiento. Además, los instaladores que dispongan de CAF tienen hasta el 30 de septiembre para informar de los gases fluorados que almacenan en sus instalaciones tanto a granel como el incorporado en equipos o aparatos a fecha de 1 de septiembre. 

En cuanto a la figura del almacenista, el nuevo impuesto pretende evitar el posible coste financiero al que debieran hacer frente quienes superen un volumen anual de 8.000 kilogramos de gases objeto del impuesto, debido al tiempo que pudiera transcurrir desde el momento en que debieran efectuar el ingreso del importe del impuesto hasta que lo recuperan vía ventas de los gases refrigerantes, explican desde AEFYT. 

Dudas sobre algunos aspectos 

Toda esta situación está generando "muchas dudas" entre los instaladores, tal y como explican  a este medio desde AEFYT. "Hay muchos supuestos, las cosas no están claras y estamos recibiendo muchas llamadas para solicitar información", destacan desde la asociación. 

"La adaptación es básicamente financiera y dependerá de las herramientas de esta índole de cada empresa", indican desde AEFYT. Aunque en 2014 la entrada del impuesto de gases fluorados obligó a los sistemas informáticos a adaptarse a nivel de facturación, ahora el nuevo reglamento modifica este modelo. 

Por su parte, Javier Cano y José Luis Bescós, representantes del Grupo Subsectorial de Fabricantes y Distribuidores de Equipos, han explicado que "el reglamento introduce nuevas obligaciones para los fabricantes, distribuidores e instaladores de equipos precargados. Estos deben replantear su sistema de facturación para indicar el importe del impuesto soportado en sus facturas, lo que puede suponer un coste de adaptación de los sistemas informáticos para implementar la contabilidad del gas refrigerante". 

Desde el Grupo Subsectorial de Fabricantes de Muebles Frigoríficos también se suman a las críticas, destacando que "en lugar de ayudar y buscar soluciones para el sector, lo único que se quiere es asfixiar más a las empresas, pues al alza de los precios de los equipos, ahora habrá que sumar el coste por este impuesto bajo la premisa de quien pueda contaminar paga", finalizan. 

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados