Inicio / Opinión / O cambias o te cambian: las personas en el centro

O cambias o te cambian: las personas en el centro

En el mercado de la distribución profesional de material eléctrico y climatización existe una tendencia demasiado generalizada a pensar que “aquí no pasa”, “a nosotros no nos llega”, “este sector es diferente” y expresiones de este tipo. Lamento decir con tanta rotundidad que no es cierto.

Admito que determinados cambios que se están produciendo a nivel social, que provocan una verdadera revolución inmediata en determinados sectores, tengan una traslación más lenta en nuestro mercado; pero la diferencia solo está ahí, en la velocidad, no en el fondo de los cambios.

La razón es simple, el cambio viene de las personas y estas son la esencia de cualquier mercado.

El cambio permanente se ha convertido en una obligación en las empresas. Las personas están en el centro de este cambio.
El cambio permanente dentro de las empresas se hace evidente para garantizar un futuro sostenible y con éxito.

La necesidad del cambio permanente

Si eres el dueño de una empresa de fabricación, de un almacén de distribución o de una instaladora, y tu horizonte temporal es corto, es muy posible que tu mejor escenario sea “no hacer nada”, no cambiar nada. Te anclas en los valores que te han hecho llegar hasta aquí, te concentras en tus clientes actuales y llegas al momento de tu jubilación o cierre al mismo ritmo que tus clientes y listo.

Si, en cambio, buscas una continuidad, tienes el reto de trascender a una siguiente generación, te planteas una pervivencia a largo plazo, quieres incrementar el valor de tu empresa, buscas ser un referente sectorial, no tienes un horizonte de salida…; entonces no tienes más camino que el cambio permanente.

Tus clientes de hoy se parecerán poco a los de mañana, los empleados de hoy no piensan, valoran y actúan como los de hace quince años; los elementos diferenciales que te han traído hasta aquí con éxito pueden no ser suficientes para garantizarte un futuro de con el mismo éxito.

El gran reto es hacer todo esto “en movimiento”.

Tenemos que convivir con lo que somos y lo que queremos ser. Satisfacer a nuestros clientes de hoy y prepararnos para los de mañana (que para algunos ya es hoy). Cuidar el talento que tenemos en casa y generar nuevos valores que nos sirvan para atraer talento nuevo, que mira al sector desde fuera con unos ojos distintos.

Cuidar el talento de casa y atraer talento nuevo son aspectos fundamentales.
La gestión del talento es un reto en el mercado de la distribución profesional, como está ocurriendo en otro sectores.

Personas, tecnología y aportación de valor

Y fijaos que, sobre todo, hablo de personas. Porque considero que ahí nace todo.

Entiende a las personas que forma parte de la cadena de valor de tu sector y tendrás la base más firme posible para construir el resto.

La tecnología aparece después; como una herramienta, no como un fin en sí mismo.

La automatización de los procesos productivos o de almacén, los ERP más cercanos al big data, los CRM, los programas de inteligencia comercial, los nuevos canales de comunicación, las redes sociales, los e-commerce B2B o B2C, la Inteligencia Artificial, etc., etc., no dejan de ser recursos para llegar a la aportación de valor que te exigen tus nuevos clientes. Esa aportación de valor que te hará distinto, que te garantiza la supervivencia rentable, que te genera futuro.

Porque no depende de ti. Son los clientes los que te evalúan, los que exigen más y mejor, los que acumulan experiencias como consumidores en otros sectores y las proyectan en el tuyo; los que no entienden cómo pueden recibir una depiladora en su casa en 24 horas y esperar semanas por una aerotermia; los que reciben la factura de la luz en el móvil y también quieren recibir la tuya; los que te preguntan dónde tienen que pinchar para saber la situación de su pedido en tiempo real.

Son también los que han impuesto el Whatsapp como comunicación empresarial, los que buscan tu perfil de Linkedin antes de recibirte, los que te dan la oportunidad; pero, si no cambias, te cambian.

No es fácil. Nadie dijo que tuviera que serlo.

Subscribirme
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ir arriba