Inicio / Opinión / La innovación en la distribución no va a venir. Ya está aquí

La innovación en la distribución no va a venir. Ya está aquí

Quizá sea cierto que la distribución de materiales no es un sector pionero en la aplicación de nuevos sistemas, nuevos servicios o donde la innovación haya sido un rasgo diferencial; pero de igual modo es justo destacar el relevante esfuerzo que los almacenes están haciendo por poner en marcha nuevas iniciativas orientadas a diferenciarse y aportar valor a sus clientes.

Estamos hablando de iniciativas como trasteros integrados en sus centros a disposición del instalador; armarios para recogida de materiales 24 horas los 7 días de la semana; sistemas de recogida en una red de centros colaboradores; servicios express en moto en menos de 1 hora en ciudad; almacenes temporales en containers de obra; apps de seguimiento de pedidos en tiempo real; o gestión de pedidos por voz y bots de atención.

Ejemplo de locker o servicio de taquilla (aquí de Rexel) para la recogida de pedidos de los clientes.

Armarios o lockers para recogida de pedidos y materiales es una fórmula innovadora que ya están aplicando diversas empresas distribuidoras (en la imagen, servicio de taquilla o locker de Rexel).

En esta línea, también se incluirían la implantación de máquinas de vending, eventos, congresos y ferias propias en formatos presenciales o digitales (acercándonos al Metaverso), cargados de contenido formativo, coloquios, experiencias y reflexiones; academias de formación permanentes, no sólo de producto, sino también de gestión; o la implantación de e-commerce a nivel de grupo o de empresa, B2B o B2C, plataformas de marketplace, landings de recogida de intereses de usuarios, así como las renovaciones de puntos de venta cambiando por completo la experiencia del cliente, etc., etc.

Uff, me dicen cuando lo explico en mis ponencias. ¿Todo eso?

Iniciativas de innovación también a nivel local

Sí, todo eso es una realidad a la que se le podría poner nombre y apellidos y que no viene solo de la mano de las grandes cadenas nacionales o de servicios en Madrid o Barcelona. Son iniciativas impulsadas desde todo tipo de distribuidores, también locales y también en zonas como Coruña, León o Baleares. Una realidad que no va a venir, sino que ya está aquí.

¿Todo será un éxito? A buen seguro que no, pero aquello que lo sea generará una nueva oleada de exigencia que impulsará al sector y que obligará a todos los almacenes a mejorar; a replicar lo que el cliente demanda porque otros ya se lo han ofrecido.

Porque el que empuja es el cliente.

Un cliente digital cada vez más exigente

Un cliente que está más informado que nunca, más exigente porque “importa” de otros mercados sus buenas experiencias. Que se siente poderoso porque la oferta es muy amplia y que escoge los canales para buscar información, contactar y comprar, sin preocuparse si a la distribución le parecen bien o mal. Un cliente que, nativo o no, ya es digital.

El cliente del canal de distribución profesional es cada vez más digital

El cliente actual de la distribución es cada vez más digital y exigente.

Me encanta ver que la distribución ha entendido el mensaje, que no se queda atrás, que piensa, que busca, que copia de otros sectores. Que se atreve, que prueba, que busca elementos de diferenciación.

Porque cuando todo esto sucede, el que gana es el sector.

Me atrevo a decir que estamos en el camino correcto. No es fácil. Nadie dijo que tuviera que serlo.

Subscribirme
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ir arriba