Inicio / Opinión / Miguel Ángel Jiménez / 2023 / ¿Por qué hay que ser optimistas?
es importante ser optimistas y pensar en positivo

¿Por qué hay que ser optimistas?

Esta es una cuestión sobre la que recomiendo reflexionar en el inicio de año a todas las empresas con las que colaboro, tanto del mercado de instalaciones térmicas como de material eléctrico.

Y es que está demostrado que las malas noticias generan más audiencia. Y por ello nos bombardean en los medios de comunicación, hasta el punto de recibir al día muchas más malas noticias que buenas.

Por eso es importante forzar a la mente a pensar en positivo, a buscar elementos que nos permitan ser optimistas. El optimismo es esa cualidad tan infravalorada y tan poco reconocida en las empresas, pero de eso hablaremos en otro post.

Si empezamos desde una visión más “macro”, nos encontramos una realidad económica bien diferente a la que se pronosticaba en el verano de 2022.

Se aleja la sombra de la recesión

Septiembre del pasado año no supuso el inicio de la temida catástrofe. Los datos de PIB y desempleo han ido mejorando expectativas mes tras mes hasta alejar de forma definitiva cualquier fantasma de recesión en la zona Euro.

Hemos visto como Funcas (centro de análisis de la Asociación de Cajas y Bancos creados por ellas), primero, y los Colegios de Economistas, después, han mejorado sus previsiones de crecimiento del PIB en España hasta el 1,5 %.

Fabricantes y distribuidores del canal profesional se han hecho eco de un muy positivo 2022, con incrementos del negocio entre el 10 % y el 20 %.

A pesar de las dificultades (que rara vez no existen), en asociaciones de fabricantes y del ámbito de la distribución, así como en distintos foros empresariales, se reconoce que los sectores de clima, calefacción, fontanería y material eléctrico participan de distintas tendencias de crecimiento a nivel mundial que les sitúan en una posición de privilegio.

reducir consumos energéticos y rehabilitación, fuente de oportunidades
Reducir consumos energéticos, el impulso de la aerotermia y la energía fotovoltaica o la rehabilitación son vectores que van a contribuir al crecimiento del mercado y a aportar riqueza y empleo.

Un proceso de electrificación, abanderado por el vehículo eléctrico y todas las infraestructuras que le rodean. Una necesidad imperiosa de reducir consumos energéticos y llegar al confort climático y lumínico de forma mucho más eficiente (tanto por empresas como por particulares). El desarrollo constante y sostenido de la fotovoltaica y la aerotermia. A lo que se une un progresivo convencimiento de Administraciones y usuarios de la profundidad y necesidad del concepto “rehabilitar” o la existencia de fondos y programas autonómicos, nacionales y europeos para financiar e impulsar todas estas iniciativas. Todos estos elementos deben ser motivos suficientes para que el sector sea optimista, ambicioso y, sobre todo, consciente del enorme potencial de aportación de valor, riqueza y empleo.

Claro que esto no garantiza nada.

Sacar provecho de las oportunidades

Por supuesto que también existen otros factores que generan incertidumbre y que, a buen seguro, algunos de ellos contrarrestarán en parte estos efectos positivos.

Pero los retos se alcanzan mirándolos de frente, con la cabeza alta y las ideas claras.

Y no a todo el mundo le irá bien. Porque no hay mayor falacia que pensar que a cada uno de nosotros, a cada empresa, le irá igual que a la economía o al mercado.

Como  ha sucedido en cualquier época de bonanza o de crisis y seguirá sucediendo, habrá empresas que entenderán mejor el escenario y serán capaces de sacar provecho de las oportunidades en base a sus fortalezas. Y habrá otros que perderán posición y seguirán preguntándose qué sucede.

Pura ley de mercado.

Solo hay un camino y es concentrarse en ser mejores cada día y actuar en aquello que podemos controlar o sobre lo que podemos influir. Es el primer paso hacia el éxito.

Fuera excusas y más acción para buscar de forma incansable la manera de lograr los objetivos.

Creo sinceramente que hay motivos para ser optimistas.

Ahora os toca bajar a vuestro detalle y encontrar esas razones por las que os va a ir muy bien.

No es fácil. Nadie dijo que tuviera que serlo.

Subscribirme
Notificar
guest
1 Comentario
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Juan Manuel
Juan Manuel
21/02/2023 12:21

Magnífica reflexión, Emilio.
El viento sopla a favor de los sectores de los que hablas.
Pero hay que perseverar en colocar la nave en el rumbo adecuado para sacarle el máximo partido al viento de popa.

Ir arriba