Inicio / Opinión / Sin aislamiento térmico no hay ahorro energético

Sin aislamiento térmico no hay ahorro energético

Ahora que el ahorro energético en nuestras viviendas ha pasado de ser un tema puramente técnico a estar en boca de todos, es el momento de transmitir con mayor claridad cuáles son los elementos que más pueden influir en que un edificio consuma menos energía y, por tanto, que sea más sostenible y ayude a reducir los gastos en climatización. Y para lograrlo, una de las claves es el aislamiento térmico.

Hoy en día tenemos a nuestro alcance un amplio abanico de fuentes de energía renovables para hacer un consumo más responsable. Sin embargo, como profesionales, debemos transmitir que de nada sirven los sistemas eficientes si se instalan en edificios deficientemente aislados, pues se pierde gran parte de la energía generada.

Para lograr un aislamiento térmico correcto, debemos prestar especial importancia a las paredes, por donde se pierde aproximadamente el 35 % del calor que se produce en una vivienda. Y es que, si invertimos en aislamiento de paredes no solo conseguiremos un significativo ahorro, sino que sumaremos mucho más confort y bienestar para los ocupantes de la vivienda o de la oficina.

A la hora de plantear opciones de intervención, debemos tener en cuenta que el aislamiento de una vivienda puede enfocarse desde el exterior o desde el interior.

Aislamiento térmico interior

A la hora de plantear opciones de intervención, debemos tener en cuenta que el aislamiento de una vivienda puede enfocarse desde el exterior o desde el interior.

A priori, las soluciones desde el interior son las más sencillas, ya que, si se trata de un edificio, no requerirá del consenso de todos los vecinos (sino que solo atañe al propietario de la vivienda).

En el caso de las rehabilitaciones interiores, las mejores soluciones son las estructuras metálicas autoportantes de placa de yeso laminado con materiales aislantes incluidos. Existen muchos materiales que se pueden usar para aislar una pared (poliuretano, fibra de vidrio, lino, lana mineral, tabla de lana de madera…).

Las instalaciones de este tipo de soluciones requieren de un especialista, ya que son sistemas que han de ocultarse dentro de las paredes. Además, son muy sencillas de instalar y pueden implementarse en solo unas horas sin generar demasiada suciedad.

En el caso de que la fachada posea una cámara de aire también se puede inyectar el aislamiento en ella bajo un sistema que se denomina aislamiento insuflado. En este caso, el material aislante suele ser espuma de poliuretano, lanas minerales o celulosa. Pero hay que tener en cuenta que esta solución no es la más eficiente, ya que condiciona el estado de la cámara y puede generar puentes térmicos

Aislamiento exterior

Sin embargo, lo más eficiente y rentable a largo plazo y con lo que conseguiremos un mayor confort son las soluciones de aislamiento por el exterior. El principal inconveniente es que deben ponerse de acuerdo todos los propietarios de un edificio, pero como contrapartida, las obras no afectan al interior de las viviendas ni se reduce su superficie habitable.

Hay varias soluciones disponibles para aislamiento por el exterior, como por ejemplo la fachada ventilada, realizada con un material ligero como piedra, cerámica, aluminio, acero inoxidable o cobre.

No obstante, al hablar de aislamiento por el exterior, la solución más demandada y eficiente es el sistema SATE (abreviatura de Sistema de Aislamiento Térmico Exterior), con el que se consigue reducir la demanda energética hasta en un 60 %.

El SATE es un conjunto de aislamiento, acabado exterior y placas de fijación que se suministra como un kit. Las distintas marcas que lo trabajan utilizan distintos materiales aislantes como poliestireno expandido, poliestireno extruido, lana mineral, corcho expandido y tableros de fibra de madera.

Como profesionales, es importante transmitir a los clientes las ventajas de este sistema, y que podamos conocer técnicamente. Para ello, desde asociaciones como Andimac ofrecemos formación especializada centrada en la especialización en SATE, que además es uno de los sistemas que más se van a potenciar dentro de los programas de ayudas a la rehabilitación energética procedentes de los Next Generation. Es una oportunidad única para ganar confort y ahorro en nuestro parque de viviendas.

Subscribirme
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ir arriba