Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Reportajes
  3. Garantizar la calidad del aire interior se ha convertido en una prioridad

Artículo técnico

Garantizar la calidad del aire interior se ha convertido en una prioridad

José López, product manager de Eurofred, nos habla de cómo el indoor air quality (IAQ) es, hoy más que nunca, un bien preciado para la sociedad, tras vivir el confinamiento de todo el país, por primera vez en la historia. Además, este experto nos cuenta qué tecnologías marcarán el sector y cómo, en las últimas semanas, ha crecido exponencialmente su volumen de negocio.

Si algo ha puesto de manifiesto la pandemia provocada por el COVID-19 es la necesidad de mantener la calidad del aire interior en condiciones óptimas. Incluso ya antes de la irrupción del coronavirus en nuestras vidas, la mayoría de las poblaciones urbanas pasaban entre el 80 % y el 90 % de su tiempo en espacios cerrados, y la OMS nos advertía de que éstos podían estar hasta diez veces más contaminados que el aire exterior.

Durante la actual etapa de desescalada y la consecuente reactivación de la actividad, la primera línea de defensa es, sin duda, la higiene, pero, además, será necesario incluir otras medidas que permitan garantizar la calidad del aire de los espacios cerrados. Sobre todo, de aquellos especialmente sensibles como pueden ser las oficinas y espacios de trabajo, y los centros educativos.

Y no solo como medida de prevención eficaz del COVID-19. En el caso de las oficinas, es bien sabido que una mala calidad del aire interior supone para las empresas enormes costes por bajas no planificadas y una menor productividad. Sin olvidar las implicaciones para la salud de los empleados que puede tener – según datos del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL), en Europa, la exposición a partículas PM2,5 reduce la esperanza de vida en 8,6 meses. No menos importante es la calidad del aire interior de escuelas y guarderías. Un estudio de 2016 publicado en Neuroimage indica que el desarrollo cognitivo y el proceso de madurez cerebral están estrechamente ligados al aire que respiramos.

Un momento de inflexión

Ahora es un gran momento para tomar cartas en el asunto y aplicar las medidas que sean necesarias para garantizar que los espacios cerrados que compartimos no solo estén libres del virus, sino de aquellas partículas y gases contaminantes que afectan a la salud y a la calidad de vida de sus ocupantes.

De hecho, y aunque es complicado hacer todavía estimaciones de mercado del sector de calidad de aire, como consecuencia de esta mayor concienciación, creemos que el poco volumen previo instalado respecto a este tipo de soluciones, la situación actual y los requerimientos para adaptarse a la nueva normalidad son factores que afectarán a su evolución futura. Teniendo en cuenta las ventas y ofertas que hemos registrado en las últimas semanas, calculamos que el sector CAI crecerá en torno a volúmenes de + 400 % a +450 % al final del año 2020.

Algunas recomendaciones

Por todo ello, quiero ofrecer algunas recomendaciones a seguir. La primera de ellas sería aumentar la ventilación y la renovación del aire. La normativa RITE exige que en edificios no residenciales sea obligatorio utilizar sistemas mecánicos para renovar el aire, ya que solo mediante la ventilación se extrae el CO2 generado por las personas en un interior y se aporta aire con mayor cantidad de oxígeno. En estos momentos, la ventilación debe ser muy superior, sobre todo, cuando están ocupados o a punto de ocuparse.

Por otro lado, es importante bajar los puntos de arranque de las máquinas de ventilación para forzar a los equipos a ventilar mucho más y comprobar que los recuperadores de calor – soluciones que expulsan el aire interior e introducen aire exterior intercambiando energía térmica entre ambos flujos – nunca lleguen a mezclar el aire de salida y el de entrada.

En el caso de los baños, varias investigaciones indican que pueden ser un importante foco de contagio. En este sentido, es recomendable que el extractor de aire funcione constantemente y que se mantengan las ventanas cerradas para evitar posibles flujos cruzados de aire.

Mención aparte merecen los filtros. Ante la situación que estamos viviendo, el sector recomienda encarecidamente aumentar su eficacia. Así, según el protocolo oficial de las autoridades sanitarias, las diferentes estancias deberían contar con filtros de aire homologados según la norma europea EN 1822 correspondientes a las clases HEPA y ULPA.

Puedes ver el artículo completo en el número 0 de 'Cuadernos de Climatización y Confort'. También se puede leer en el ordenador, o descargar en el smartphone o tablet, pulsando en este enlace.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados