Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto
  1. Inicio
  2. Reportajes
  3. La medición inteligente en las instalaciones térmicas de edificios

La medición inteligente en las instalaciones térmicas de edificios

Esta realidad ya ha comenzado a aterrizar en nuestro país. El segundo semestre de 2020 ha sido protagonizado por novedades, en materia normativa y tecnológica, encaminadas a una mayor eficiencia energética en el sector de los contadores y repartidores de costes de calefacción y ACS. Algo que supone nuevos hábitos para profesionales y usuarios.

Hace unos días entraba en vigor la Orden Ministerial ICT/155/2020, de 7 de febrero, por la que se regula el control metrológico del Estado de determinados instrumentos de medida. 

“Ésta obliga a cambiar, entre otros instrumentos de medición, los contadores de agua fría y caliente (ACS) con más de doce años de antigüedad”, nos empieza explicando Ignacio Abati, director general de ista.

Cerca de 3 millones de equipos de propiedad particular que hay en España “se verán beneficiados por la normativa, ya que su sustitución, lejos de ocasionar un gasto, podría generar un ahorro potencial medio del 15 % en la factura anual del agua”, añade.

El incumplimiento de esta norma se podrá sancionar con multas de hasta 5.000 euros: “Si el propietario de una vivienda es además propietario de su contador divisionario, éste será el responsable de cumplir con la obligación (salvo que delegue esa responsabilidad en un gestor), para la que hay un periodo de adaptación de cinco años”.

Otros cambios normativos

Esta es una de las acciones legislativas que están modificando el panorama de medición de las instalaciones térmicas de los edificios de nuestro país. Un sector en el que se espera que a finales de 2020, y en lo sucesivo, el factor tecnológico suponga un verdadero punto de inflexión en el mercado.

Además, el pasado mes de agosto ha entrado en vigor el Real Decreto por el que se regula la contabilización de consumos individuales de calefacción, tras su aprobación en Consejo de Ministros. Tal y como subraya Abati, que también es presidente de la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (AERCCA), “llevábamos seis años pendientes de la aprobación de este decreto que supondrá importantes ahorros económicos y de emisión de gases contaminantes”.

Una norma jurídica que, según estima la firma de medición y facturación individual de consumos de calefacción, agua y otros consumos energéticos, “afectará a más de 1,5 millones de hogares en España que todavía cuentan con calefacción central; además de suponer la creación de 2.000 puestos de trabajo y un ahorro cercano a los 1.100 millones de euros en los próximos cinco años”. Para las familias, este último estaría en unos 250 euros al año.

También mejorará notablemente la eficiencia energética del parque edificado al dejarse de emitir, según los últimos datos de ista, más de un millón (1,05) de toneladas de CO2 anuales a la atmósfera.

Hacia la eficiencia energética

“Ahora que la economía verde no solo se ha convertido en una prioridad en la lucha cotra el cambio climático, sino también en una importante palanca para impulsar la economía europea, este Real Decreto sitúa a España en la misma línea que otros países”, argumenta Ignacio Abati.

Por su parte, Natalia Rey, gestora de cuentas en Kamstrup, también hace alusión a la normativa por la que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas de edificios: “En el borrador del RD propuesto ya se contemplaban las modificaciones obligadas por la entrada en vigor de normativa específica de la Comunidad Europea. La Directiva (UE) 2018/2002, que modificó la Directiva 2012/27/UE, trata sobre la eficiencia energética, variaciones en las contabilizaciones de consumos que deberán disponer de una lectura remota, y se incluyen derechos de los usuarios en las facturas de estos servicios”.

“Se revisan así los valores mínimos de eficiencia energética y se promueve el uso de energías renovables y/o residuales. La nueva directiva viene acompañada de la obligación de equipos mucho más eficientes y el uso de las últimas técnicas que favorezcan dicha eficiencia energética”, subraya.

La normativa, que entró en vigor el pasado 7 de agosto, también establece nuevas obligaciones relacionadas con los sistemas de automatización y control energético del edificio de forma continua.

Puedes leer ver el resto de la entrevista en el número 1 de 'Cuadernos de Climatización y Confort'. También se puede leer en el ordenador, o descargar en el smartphone o tablet, pulsando en este enlace.

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí
Haz tu comentario

Haz tu comentario

  1. Publicar comentario como invitado.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Enlaces patrocinados