Inicio / Opinión / 2023 / Cómo blanqueamos el lenguaje laboral

Cómo blanqueamos el lenguaje laboral

El lenguaje que utilizamos en el mercado laboral se ha pervertido cada día más. Utilizamos anglicismos que lo que hacen es disfrazar la realidad y llevan con toda probabilidad a un aumento del número de horas de trabajo.

En la actualidad, además de trabajar, se busca que seamos felices en nuestros puestos de trabajo y tengamos ciertas habilidades específicas. Para ello se emplean términos como Soft Skills, para definir las habilidades blandas, o Team Building, para hablar de la mejora de las relaciones humanas o “formación de equipos”.

Otro de los palabros utilizados a menudo en el contexto laboral es el de Onboarding (incorporación), que se utiliza para definir la entrada de una persona en la empresa, intentando con ello ocultar toda la burocracia añadida a este proceso. Trámites que, en ocasiones, pueden durar meses hasta que la persona se adapta al puesto. Y, si la empresa es de las grandes, puede que haya un Hiring Manager, que es el coordinador de contrataciones, que está pendiente de ti durante todo el proceso de aterrizaje.

Team Building, o construcción de equipos
Team Building, o construcción de equipos, es uno de esos términos muy utilizados en entornos empresariales.

¡Ah!…y además te asignan un Buddy, que es algo así como un “colega” que te guía por todas las aspectos y cuestiones que debes saber de la empresa y de su tecnología. De manera que, si te sientes solo o estás de bajón, puedes contar con tu Buddy. Estos pasos provocan que muchos jóvenes dejen la empresa mucho antes de que termine el proceso de incorporación, por lo complejo del sistema.

Términos para disfrazar la realidad laboral

Por otro lado, Burnout es el síndrome del trabajador quemado y quizás sea el término más conocido. Con esta palabra se diluye la dura realidad del estrés al que están sometidos muchos empleados.

Asimismo, Quiet Quitting, o renuncia silenciosa, es un concepto que se puso de moda durante la pandemia en Estados Unidos. Es una situación que normalmente se produce cuando con anterioridad ha habido un Burnout y lo único que quieres es salir de la empresa sin discutir ni dar explicaciones a tu jefe de las razones de por qué te vas. Por ello, se dan muchos casos en los que los jefes o gerentes no dejan despedirse a los empleados de sus compañeros, para que no contamine o afecte al equipo. Permite así blanquear la realidad aún más.

Ya no se habla de despidos, sino de Offboarding (baja, abandono). De este modo, cuando se nombra la palabra no se sabe si has sido despedido o te has marchado por tu propio convencimiento de manera voluntaria. Incluso suena como algo fino, a la vez que neutro y positivo: “desgraciadamente este mes hemos tenido que hacer Offboarding a dos personas y estamos en el proceso de Onboarding de otras dos”. A mí, particularmente, me suena fatal todo esto.

Burnout, o síndrome del trabajador quemado
Burnout, el llamado síndrome del trabajador quemado, es un concepto en inglés que esconde una realidad complicada derivada del estrés y la presión laboral.

Otro concepto en auge, Work Life Balance (balance entre vida y trabajo), implica el hacer compatible las vidas laboral y personal. Cuando una empresa utiliza este término, está intentando decir que van a crear más flexibilidad, cuando en realidad lo que pasa es que el empleado no va a tener posibilidad de desconectar.

Una visión artificial

Muchos pensamos que, mediante el uso de estas y otras palabras del lenguaje laboral, se camufla la realidad, evitando así que la persona sea consciente de todo lo que ocurre a su alrededor. Se disfraza la realidad para no decir las cosas como son.

Y, por último, para demostrar que todos lo pasamos estupendamente, se crean los momentos Happy Together. Vienen a ser las reuniones que se fomentan para realizar actividades y juegos entre todos los empleados para así demostrar lo unidos que estamos todos.

Quizás haya alguna expresión más, pero creo que con las mencionadas es suficiente para lo que quería decir: se manipula la realidad laboral con expresiones que lo que hacen es blanquear el lenguaje.

Ni que decir tiene que esto, afortunadamente, no ocurre en muchas empresas, pero, ¿no os parece que todo es excesivamente artificial?

Aprovecho para desearos que tengáis unas Felices Fiestas de Navidad y un Feliz Año Nuevo 2024.

¡¡Que seáis buenos!!

Notificar nuevos comentarios
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Scroll al inicio